Disponible en Word:




¿Somos ignorantes?


Este es el título de la primera toma de tres ensayos que tratan de la sociedad en la que vivimos, la sociedad de la información.
En la introducción se presenta el momento actual como un momento de cambio, en el que gracias o debido a las nuevas tecnologías, interpretamos la realidad de una manera distinta y nos comunicamos unos con otros de otra manera. En esto la web, es ya, un elemento fundamental.
En el primer ensayo el autor distingue entre conocimiento y saber, entendiendo el primero como un conjunto de muchas definiciones, que sin el saber (saber relacionar ideas) no sirve de nada, y nos convierte a todos unos completos ignorantes. Esta acumulación de “definiciones” produce una infoxicación que nos satura.
El ensayo, dice que estamos en una sociedad en las que hay expertos productivos, pero en la que están desapareciendo los sabios.
El autor señala que estamos frente a tres riesgos: el riego social de la brecha digital, el riesgo de la exaltación y normalización de la ignorancia y la consideración del individuo en una masa ignorante y contrariamente su exaltación con el poder que le dan las herramientas sociales.

En el segundo ensayo “La Sociedad del Desconocimiento” reflexiona sobre que al estar el saber (que no conocimiento) mas repartido el poder queda debilitado. Dice que la multitud de voces generan dudas y una mayor inseguridad. El futuro debe investigar nuevas formas de obtención de conocimiento de forma colaborativa.

En el tercer ensayo “La Sociedad de la Incultura” plantea una sociedad de expertos pero completamente carentes de sabios, llena de incertidumbres; una sociedad inculta e incapaz de tomar decisiones democráticas. Al tener tanta velocidad de generación de información el individuo se satura y no puede absorber lo que se le dice. Estamos en una sociedad que los griegos clásicos lo clasificaban como idiotez.